Menú

Fraccionamiento

Paralelamente, la bolsa de sangre extraída se separa por componentes. Así el paciente recibe sólo lo que necesita y con una donación se ayuda a varios enfermos.

El área de fraccionamiento y distribución se encarga de realizar la separación de la sangre en sus diversos componentes, de su correcta conservación y almacenamiento, la distribución de aquellos componentes sanguíneos a los distintos servicios transfusionales así como el de realizar los controles de calidad necesarios sobre aquellos productos para confirmar un resultado final correcto.

De una donación de sangre se obtendrán tres productos: plasma, capa leucoplaquetar (de donde se obtendrán posteriormente las plaquetas) y concentrado de hematíes.

El principio básico de la separación de componentes sanguíneos es la centrifugación. Las distintas células que componen la sangre presentan diferentes tamaños y densidades. Dependiendo de las condiciones de centrifugación se conseguirán que los diferentes componentes se dispongan por capas y se podrá así separar fácilmente los componentes sanguíneos mediante el trasvase a las bolsas satélites que acompañan siempre a la bolsa utilizada para la donación.

La obtención de concentrados de plaquetas se realiza mediante la mezcla de varias "capas leucoplaquetares" de diferentes donantes del mismo grupo y su posterior centrifugación.

Todos los componentes sanguíneos están leucorreducidos, es decir poseen una cantidad mínima de glóbulos blancos (<1.000.000/unidad). Además el plasma y las plaquetas son sometidos a un proceso de inactivación de patógenos.

Conservación
Hematíes Se conserva a 4ºC y duran 42 días
Plaquetas Sólo se pueden conservar 7 días a 22ºC en agitación constante
Plasma Fresco Congelado y Crioprecipitado Se conserva a temperatura inferior a -30ºC durante 24 meses